Análisis políticos con Inteligencia Artificial – Hiperimperialismo

Para el revolucionario el uso de las ciencias y la tecnología no es únicamente un problema de conveniencia, es de hecho un principio ideológico. No por ser para el capitalista un medio de elevar la explotación del trabajador y abaratar los costos de producción de igual forma sea algo negativo para la revolución o la nueva sociedad a la que aspiramos. Por el contrario, es a la vez la base fundamental para eliminar la explotación y la creación de la sociedad sin clases sociales. Son, las ciencias y la tecnología, los fundamentaos materiales que permiten la emancipación de toda la sociedad. Parafraseando a Marx y Engels, que el capitalismo crea a sus propios sepultureros, la ciencia y tecnología son la pala con que estos van a enterrar al sistema capitalista y construir la sociedad comunista. Desde Marx y Engels hasta Fidel todos los grandes revolucionarios se han apoyado en los últimos avances de las ciencias y tecnología para implementar sus proyectos revolucionarios. El que menosprecia u olvida este principio es proclive a “cosificarse” o ser subsumido por el sistema. En otras palabras, caer, consciente o inconscientemente, en los brazos del oportunismo y ser, en última instancia, defensor del capitalismo.

Hiperimperialismo

Introducción

Para el revolucionario el uso de las ciencias y la tecnología no es únicamente un problema de conveniencia, es de hecho un principio ideológico. No por ser para el capitalista un medio de elevar la explotación del trabajador y abaratar los costos de producción de igual forma sea algo negativo para la revolución o la nueva sociedad a la que aspiramos. Por el contrario, es a la vez la base fundamental para eliminar la explotación y la creación de la sociedad sin clases sociales. Son, las ciencias y la tecnología, los fundamentaos materiales que permiten la emancipación de toda la sociedad. Parafraseando a Marx y Engels, que el capitalismo crea a sus propios sepultureros, la ciencia y tecnología son la pala con que estos van a enterrar al sistema capitalista y construir la sociedad comunista. Desde Marx y Engels hasta Fidel todos los grandes revolucionarios se han apoyado en los últimos avances de las ciencias y tecnología para implementar sus proyectos revolucionarios. El que menosprecia u olvida este principio es proclive a “cosificarse” o ser subsumido por el sistema. En otras palabras, caer, consciente o inconscientemente, en los brazos del oportunismo y ser, en última instancia, defensor del capitalismo.

Bajo esta premisa abrimos esta columna para hacer análisis de la realidad social y política, de planteamientos teóricos, de hechos coyunturales, de propuestas programáticas, de aconteceres mundiales y nacionales, utilizando plataformas de Inteligencia artificial como ChatGpt u otras.

Creemos que así podemos dar mayor objetividad y mejorar nuestros análisis y con ello nuestro accionar. Es obvio que no será la última palabra o la verdad absoluta, pero sí nos acercará más a ello.

El método a utilizar será hacer preguntas, comparaciones y debates con la IA cuyas conclusiones serán finalizadas con comentarios. Trataremos que sean breves y diarios. Acontecimientos importantes ocurren todos los días y haremos los esfuerzos como colectivo de cumplir estos objetivos. Independientemente de lo desarrollado por los miembros del colectivo incluiremos otros venidos de otros círculos o aportes individuales.

HIPERIMPERIALISMO

Para comenzar esta columna utilizaremos como objeto de análisis un texto publicado en la plataforma Tricontinental.org titulado “Hiperimperialismo: Una nueva etapa decadente y peligrosa.”  

No obstante, de que el término “hiperimperialismo” no es nuevo, se usaba, principalmente, en los círculos académicos o teóricos. Actualmente empezó a empezó a manifestarse además en ambientes políticos, particularmente del progresismo y en menor grado en algunos revolucionarios.

Las definiciones teóricas implican acciones políticas por lo cual errores en ellas desembocan lógicamente en errores del accionar práctico.

Análisis del ChatGpt:

Pregunta: Analiza este texto, diga desde el punto de vista marxista si es correcto, compárelo con el texto de Lenin “imperialismo fase superior y última del capitalismo” si coinciden o si entran en contradicción y la definición que hace de hiperimperialismo.

El documento “Hiperimperialismo – Tricontinental” describe una evolución del imperialismo que coincide en varios aspectos con la obra de Lenin “El imperialismo, fase superior del capitalismo”. A continuación, se detallan las coincidencias y contradicciones desde un punto de vista marxista, así como la definición de hiperimperialismo.

Definición de Hiperimperialismo

El término “hiperimperialismo” en el documento de Tricontinental se refiere a una etapa avanzada del imperialismo moderno, caracterizada por:

  • Dominio estadounidense: Después de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos emergió como la potencia hegemónica, reestructurando el sistema capitalista global a su favor y estableciendo instituciones como el FMI y el Banco Mundial para mantener su supremacía.
  • Supremacía tecnológica y militar: El hiperimperialismo está marcado por un control tecnológico y militar significativo, lo que permite a Estados Unidos y sus aliados mantener una posición dominante en la economía global.
  • Reorganización global: La globalización del capitalismo bajo el hiperimperialismo incluye una reorganización del sistema capitalista para favorecer a las grandes corporaciones y naciones dominantes, excluyendo medidas proteccionistas a menos que beneficien a estos actores.

Coincidencias con Lenin

1. Ascenso del capital financiero y oligarquía financiera: Ambos textos destacan la importancia del capital financiero y el dominio de una oligarquía financiera. Lenin identificó esto como una característica clave del imperialismo moderno, señalando cómo el capital financiero y los monopolios dominan el mercado.

2. Concentración de la producción y los monopolios: Tanto Lenin como el documento de Tricontinental observan la concentración de la producción y la formación de monopolios como una etapa avanzada del capitalismo. Lenin enfatizó que la concentración de la producción crea monopolios que dominan la economía global.

3. Exportación de capital: Lenin describió la exportación de capital como una característica distintiva del imperialismo, un proceso en el cual los países capitalistas avanzados exportan capital a países menos desarrollados para obtener mayores ganancias. El documento de Tricontinental también menciona este fenómeno, indicando la continuidad de esta práctica en el hiperimperialismo.

4. División del mundo entre potencias capitalistas: Lenin afirmó que el imperialismo lleva a la repartición del mundo entre las potencias capitalistas, una observación que se mantiene en el análisis de Tricontinental, donde se describe el dominio estadounidense y la competencia entre grandes potencias.

Contradicciones con Lenin

La principal contradicción entre el concepto de hiperimperialismo y las ideas de Lenin radica en la posibilidad de nuevas fases del capitalismo. Lenin argumentó que el imperialismo era la última etapa del capitalismo, y cualquier sistema sin competencia no podría ser considerado capitalismo. El documento de Tricontinental sugiere una evolución continua hacia una forma aún más avanzada de imperialismo, lo cual podría interpretarse como una desviación del marco teórico leninista.

En resumen, el análisis del documento “Hiperimperialismo – Tricontinental” muestra una fuerte alineación con las características del imperialismo descritas por Lenin, aunque introduce la idea de una fase adicional del capitalismo, el hiperimperialismo, que enfatiza el dominio estadounidense y la reestructuración global post-1945. Esta extensión del concepto podría ser vista como una evolución o una reinterpretación dentro del marco marxista-leninista.

Comentarios:

Es indudable que, para entender la época actual, es imprescindible estudiar el texto de Lenin “El imperialismo, fase superior del capitalismo”. El texto de “Hiperimperialismo…” demuestra su vigencia, y las diferencias entre ambos son prácticamente de forma y no de contenido. Es común que, en algunos círculos, ante el estancamiento de los movimientos revolucionarios, se “culpe” a la teoría por ser antigua o desactualizada y no adecuarse a la lucha contemporánea. Sin embargo, Hiperimperialismo demuestra lo contrario. Es correcto señalar que es necesario adecuar las formas de lucha ante la evolución y los cambios en las formas de dominación del capital en su fase imperialista.

En las discusiones sobre el imperialismo, hay expresiones de la globalización de la oligarquía imperialista conformándose en una sola. El texto de Antonio Negri, “Imperio”, es uno de ellos. De alguna forma, el texto Hiperimperialismo también incurre en este error teórico que Lenin refuta. Un solo imperialismo implica fin de la contradicción impulsora del desarrollo, el fin de la competencia, por ende, su estancamiento lo que es inconcebible para la necesaria tasa creciente de la plusvalía. O sea, para el capitalismo como sistema. Pero es necesario recalcar que la misma realidad ha refutado este planteamiento y que actualmente se manifiesta más nítidamente el conflicto entre los capitales del Occidente en decadencia y los del BRICS en pleno ascenso. Por lo tanto, se puede decir que el mundo avanza necesariamente a resolver una contradicción entre dos polos, es decir, una guerra mundial entre las potencias occidentales con EE. UU. a la cabeza y los BRICS con China y Rusia como líderes. Esto es, sin temor a equivocarnos, el preámbulo del fin del capitalismo o el fin de la humanidad.

Ante esta urgencia, dilatar las tácticas para acabar con el imperialismo, agregando otras fases, más se inclina la balanza hacia la destrucción y fin de la humanidad que hacia una sociedad mejor.